¿Cómo poner un pañal a una persona mayor?

¿Cómo poner un pañal a una persona mayor?

¿Necesitas saber cómo poner un pañal a una persona mayor? No es nada extraño. En realidad, se trata de algo muy frecuente que es común realizar cuando, en el seno de la familia, hay una persona mayor que ya no se puede valer por sí misma. Es un proceso que se realiza con amor y cariño, sin ningún tipo de vergüenza, pero que requiere saber cómo llevarlo a cabo para que, ambas partes, se sientan cómodas.

¿Cómo poner un pañal a una persona mayor de pie?

Esta es la manera más fácil de hacerlo. Eso sí, tienes que contar con que el anciano pueda estar de pie, algo que no ocurre en todos los casos. En cualquier caso, una buena opción es que la persona mayor se apoye en la pared, lo que le proporcionará un buen soporte para que se encuentre cómodo durante el proceso.

Lo primero que tienes que hacer es quitar el pañal anterior, en el caso de que llevara uno puesto. Esto es muy simple. Solo tienes que bajarlo y enrollarlo siguiendo la propia forma que tiene el pañal para ello. Déjalo apartado en un lado para desecharlo después cuando hayas acabado.

¿Cómo poner pañal a persona mayor de edad de pie?

Ahora usa una toallita húmeda de limpieza personal para dejar la zona limpia libre de cualquier bacteria. También podrías usar un jabón neutro, pero la comodidad que te aportan las toallitas está por encima de cualquier otro recurso. A continuación, pon el pañal por la zona de las rodillas, colocándolo en posición.

En este punto, abre la zona de detrás del pañal y ponlo en las nalgas del anciano. Tiene que quedar recto y en una posición cómoda. Ahora ya puedes abrir la parte de delante del pañal para colocarlo recto y cerrarlo teniendo en cuenta su colocación en la zona del vientre.

¿Cómo poner un pañal a una persona mayor en la cama?

¿Cómo poner pañal a persona mayor en la cama?

Tiene gran parecido con el método anterior, pero es un poco más complejo tal y como te puedes imaginar. Es el caso más frecuente, sobre todo teniendo en cuenta que son muchos los ancianos que están inmovilizados o a los que les cuesta moverse.

Se puede simplificar si utilizas una cama articulada, ya que permitiría poner a la persona mayor en una posición más cómoda por medio de los distintos sistemas de ajuste que tienen este tipo de somieres.

El paciente tiene que estar tumbado boca arriba en la cama. Tendrá que relajar las piernas para que sea más fácil acceder a la zona del pañal. Primero, si tenía uno puesto, levanta las tiras y baja el pañal. Hazlo suavemente e intenta que la zona húmeda no entre en contacto con la piel.

Antes de comenzar con el proceso de higiene, en el cual necesitarás las mismas toallitas húmedas que te hemos recomendado en el punto anterior, tendrás que ayudar a que el mayor se coloque en posición de decúbito lateral. Eso te dará un buen acceso a la zona de limpieza.

Una vez limpio, ya puedes prepararte para poner el pañal nuevo. Entiéndelo y ponlo por debajo de la cadera, siempre asegurándote de que la parte trasera del pañal está alineado con la cintura. Ahora necesitarás darle la vuelta, algo que puede llegar a ser problemático.

Hay ancianos que facilitan el proceso, mientras que con otros es más complicado. En todos los casos, es recomendable tener la máxima paciencia posible. Por lo tanto, ayúdale a que se gire y así volverá a estar boca arriba. La diferencia es que, por supuesto, ahora tendrá el pañal limpio y se sentirá fresco.

Asegúrate de que los cierres del pañal han quedado ajustados y que la posición del mismo es cómoda. Te tienes que fijar que la entrepierna esté bien alineada respecto a la forma del pañal. Eso evitará que se produzcan filtraciones en el momento en el que el mayor orine. Tras esto, ya tendrá el pañal limpio y podrá seguir descansando en la cama cómodamente.

¿Conoces las camas articuladas geriátricas y las camas hospitalarias?
Las camas geriátricas están diseñadas para las personas mayores. Además de ser articuladas, se les pueden añadir barreras anticaída, levantadores, colchones sanitarios y otra seria de accesorios que favorecen el confort y el cuidado de las personas mayores.

Las camas hospitalarias, cuentan además con un carro elevador. Es decir, la estructura entera de la cama se puede subir y bajar. Esto es algo te será realmente útil si tienes que atender a una persona mayor: cambio de pañales, limpieza, levantarle, acostarle o incorporarle para comer, entre otras.»

¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 1 Promedio: 5)
Ir arriba